Bajo la curaduría de Cesario Tarín, Encuentros en la plástica de Ciudad Juárez permite apreciar el trabajo y las sensibilidades de diversas generaciones de artistas que convergen en la conclusión de una etapa, que representa el primer medio siglo de existencia de uno de los recintos más importantes del norte del país.

 

La muestra integra alrededor de 65 piezas, entre pintura, escultura, dibujo y grabado, mediante las cuales sus creadores exploraron tópicos como el cuerpo, la violencia, la frontera, el desastre y la memoria. Se incluyen obras de Edmundo Acosta, Cassandra Adame, Ofelia Alarcón, Rosa Alonso, Vladimir Alvarado, Nicias Aridjis, Mario Arnal, Hugo Arquímedes, Lorena Borja, Cecilia Briones La Catrina, Otto Campbell, Antonio Castro, Fernando Chávez, Sergio Chávez, Jellyfish Colectivo, Tomás Contreras, Arturo Damasco, Gabriel Díaz, Alfredo Espinoza, David Flores, Luz Galván, Mago Gándara y Oscar Gardea. Además de Fausto Gómez, Gabriel Gómez, Israel Gómez, Olga Guerra, Andrea Gussi, Fernando Hernández, Miguel Hernández Eufracio, Melissa Lara, Verónica Leiton, Miguel Martínez, Martín Medina, Horte Mínguez, Antonio Ochoa, Rubén Olvera, Mario Ortiz, Ramón Padilla, Mariela Paniagua, Elel Parra, Mario Parra, Adriana Peña, Jorge Pérez, Manuel Piña, Enrique Ramírez, Guillermo Ramírez, Mario Romero, Alfredo Téllez Bandido y Xitlhali Treviño.

 

Encuentros en la plástica de Ciudad Juárez tiene como objetivo mostrar la obra visual producida en la metrópoli, la cual se caracteriza por tener diferentes etapas en su vida y dinámica. Cada artista se ha preocupado por reflejar lo que sucede en cada época, por lo que la exposición se plantea como una revisión de las diversas fases que han existido en los últimos 50 años, a través de las piezas más representativas. Los 50 artistas representan las cinco décadas del museo.

 

La muestra presenta también obras de la época a la que pertenece la creación del recinto: los años sesenta. Se exhibe el trabajo de los panilleros, artesanos que producían pintura en una tela conocida como panilla, principalmente destinada a los consumidores extranjeros. Posteriormente, en los setenta, se abrieron galerías y espacios como la Plaza Cervantina, en el centro de la ciudad, donde los artistas comenzaron a agruparse en talleres.

 

Por su peculiaridad no es posible enmarcar en una sola temática la compilación de las obras, sin embargo existen tópicos como el cuerpo, la violencia, la frontera, el desastre, la memoria que permean y conceptualizan algunas de las piezas expuestas. Así la presente exposición agrupa en su mayoría a la pintura mediante diversos estilos, técnicas y formatos; y aunque en menor existencia, pero con fuerza expresiva, se encuentra la escultura y la obra que representa los procesos de trabajo en colectivo que también participan de la plástica juarense.